¡Uno más!

A los corredores les gusta el esfuerzo. La meta puede ser ganar o llegar, pero siempre hay una meta

Rocío Grimaldo
rgrimaldo@prensa.com

LA PRENSA/Maydée Romero

Muchos miembros de Corredores del Istmo corren en grupos. Rodolfo Castillo-Pittí (segundo desde la derecha) corre porque así se deshace de toda la energía negativa que se desarrolla durante la semana de trabajo.
 
 

La edición del 9 de agosto de la revista Time señala que nuestros antepasados homínidos tenían el cuerpo de un corredor de maratón moderno por todo el ejercicio que exigía el obtener alimento y la comida no procesada que consumían.

¿Eran más inteligentes? Probablemente. Un estudio de 2001 reportó que los corredores son más inteligentes que los que no practican este deporte.

¿Tenían menos enfermedades y vivían más tiempo? Solo se puede especular, porque las condiciones de vida eran más extremas y en ese entonces tenían otras amenazas naturales.

Lo que sí se puede asegurar es que hay panameños que, en esta era moderna, practican el jogging, y ellos nos confirman que están más sanos desde que realizan este deporte.

Rodolfo Castillo-Pittí, corredor desde hace 10 años, cuenta que tiene tendencia a colesterol alto, cosa que no se puede combatir solo con dieta. El día que cumplió 40 años empezó a correr y desde entonces se enferma menos que antes.

Castillo-Pittí cree que es porque como quiere estar en las mejores condiciones para correr, vigila más lo que come y lo que bebe. Evita grasas y come más fibra. Y lo hace, sobre todo, —cuenta este banquero— porque le ayuda en el manejo del estrés.

“Cuando corres, los problemas los agarras y es como si los metieras en una máquina que destruye papeles”, describió.

A Griselda Castillo, de 47 años (y ocho años de corredora), le ha beneficiado en toda su vida, desde lo laboral hasta lo familiar.

Sobre todo, correr la ayudó a sobrellevar una época en que pasó 16 meses sin conseguir empleo. “Te quita el estrés, te ayuda a resolver problemas, a hacerle frente. Corriendo piensas mejor las cosas, analizas. En el trabajo llegas en la mañana con energía, con otro ánimo, con ganas de trabajar”, resumió.

“La ventaja del jogging sobre otros deportes como el nado o la bicicleta es que solo se necesitan unas buenas zapatillas y las ganas”, cuenta la triatleta Marisa Díaz.

Con tan buenas recomendaciones, ¿por qué no probarlo?

Pero antes de que salga enzapatillado rumbo al parque o la calzada, acuda a su médico para que lo evalúe y le diga si el jogging es el deporte adecuado para usted.

Secretos revelados

Estos “veteranos” nos revelaron algunos (son muchos) tips que solo se aprenden con la experiencia.

• Inicie caminando.

• Caliente y enfríe 10 minutos antes y después. Estire. Evitará lesiones.

• Cuando se sienta más fuerte, alterne el caminar y correr por tramos sin acelerar el ritmo. Si hace eso tres veces por semana mínimo, al cabo de 2-3 semanas se da cuenta de que podrá correr más y aumentar la velocidad gradualmente.

• Entrene con un monitor de frecuencia cardiaca para hacer el ejercicio más efectivo.

• No use las mismas zapatillas por más de tres meses. Dos de nuestros expertos coinciden en que las New Balance son las mejores en cuanto a cobertura, protección y amortiguación.

Lo principal es que sea liviana y flexible. Si no es flexible le dolerá la pantorrilla o la rodilla. Siempre use medio número más (si es 9, compre 9 y medio).

• Haga abdominales. Al fortalecerse estos músculos le dan fuerza y le ayudan a mantener una buena postura al correr; como resultado retardará el cansancio y mejorará su paso. Haga 2-3 sets de 20.

• Mejores horas: antes de las 8:00 a.m. y después de las 4:00 p.m.

• Alimentación: Si corre en las mañanas, luego de desayunar repose unos 15-20 minutos antes de irse a correr. El consumir alcohol fatiga y quita fuerza.

• Un buen desayuno: guineo o melón, avena, un poco de miel de abeja con polen.

• Agua: Hay que tomarla antes, durante y después, pero sin exagerar.

• Varios días antes de una carrera coma más carbohidratos y tome más agua.

• Superficie: la primera opción es correr sobre hierba, grama o tierra. Luego viene asfalto y después cemento.

• Ropa: Olvídese de las camisetas de algodón porque absorben todo el sudor (luego le pesa). Tampoco corra en jackets, ni plásticos que impiden que se evapore el sudor y el cuerpo se enfríe. Busque ropa en telas como dri fit de Nike, play dry de Reebok y climacool de Adidas.

¿Dónde hacer jogging?

• El Parque Omar está abierto de 4:30 a.m. a 7:30 p.m. Sus lomas ayudan a los músculos a coger fuerza.

• En el Estadio Rommel Fernández hay gente desde las 5:30-6:00 a.m. Otra hora popular es de las 4:30 p.m. hasta las 6:00 p.m.

• El tramo desde el restaurante Friday’s hasta el Museo de Biodiversidad en la Calzada de Amador en días de semana entre las 5:30 p.m. y 8:00 p.m. es una buena opción: no respira mucho humo, hay gente pero no tanta y hay seguridad. Ida y vuelta son unos siete kilómetros en total.

• Costa del Este desde las 6:00 a.m. Hay buena iluminación.

• Otros lugares son el Pipe Line, Plantation Road, Summit - Gamboa y el Parque Metropolitano.

Para que una actividad física sea eficiente y ayude a su salud, debe ser a una intensidad “algo fuerte” y “fuerte”, o sea que durante el ejercicio se pueda hablar con una persona sin estar jadeando.

Un ejercicio aeróbico como el jogging debe hacerse un mínimo de tres veces por semana por un mínimo de 20 minutos y un máximo de una hora.

El ejercicio más aeróbico es la corrida porque usa la mayor cantidad de grupos musculares.

(Gustavo Haayen, médico especialista en medicina deportiva)

Sobre los corredores

Corredores del Istmo es el único club de corredores en el país, y es sin fines de lucro. Para ser miembro solo paga su número la primera vez que participa en una carrera (3 dólares) y un dólar las subsiguientes.